Los lápices de memoria USB son extremadamente útiles, incluso el USB Killer del que os hablaremos hoy puede serlo. Transportar varios gigas de información en un pequeño dispositivo es cómodo y muy necesario para muchas personas en el día a día. Son una solución ideal para darle documentos a compañero de clase o del trabajo, pasarle las fotos de las últimas vacaciones a unos amigos o llevar cientos de canciones en el coche.

Aunque en los últimos años, el impulso de la nube a frenado ligeramente su expansión y uso. Siguen siendo uno de los dispositivos por excelencia para almacenar datos en el día a día gracias a su bajo coste y tamaño junto a una capacidad que no deja de crecer. Pero las memorias USB también tienen sus inconvenientes, son pequeñas y por tanto fáciles de perder, pueden estropearse con facilidad y más grave aún, pueden ser un foco de infección para los ordenadores donde las conectemos.

USB Killer, el lápiz que puede freír tu ordenador

El riesgo más habitual con un lapiz USB, era la facilidad con la que un virus o malware podía infectar un ordenador. Una vez que el lápiz de memoria se enchufaba y valiéndose del autorun, podía infectar el ordenador de la víctima borrando ficheros, encriptándolos o dañando el sistema operativo. Pero de un tiempo a esta parte, ha aparecido un nuevo peligro, la posibilidad de que un ordenador pueda dañarse físicamente al conectar un USB malintencionado. Esta es la función de USB Killer.

USB Killer 2.0 presentado en su caja

Los antecedentes rusos

Ya en 2015 apareció un usuario que había creado un pequeño dispositivo USB capaz de «freir» un ordenador en apenas 2 segundos con solo conectarlo. El creador de la criatura, un ruso apodado Dark Purple, hacía una demostración en vídeo con un portatil IBM que dejaba inservible solamente al conectarle el dispositivo.

Este daño irreversible era posible gracias a la descarga de 220 voltios que provocaba el lápiz USB al conectarlo al equipo. Primero se cargaban los condensadores presentes en el lápiz e inmediatamente se descargaban liberando esos 220 voltios a través de una conexión que solo soporta 5V.

Hoy en día son muchos los dispositivos que disponen de una conexión USB para leer datos, actualizar software, añadir conectividad y otros propósitos. Televisiones, ordenadores, impresoras o coches son algunos de los receptores más comunes de memorias con puerto USB y muchos de ellos son susceptibles de recibir daños por medio de los USB Killer.

USB Kill 2.0, el nuevo modelo que llega desde Hong Kong

Desde China, una empresa ha desarrollado un nuevo dispositivo, bautizado como USB Kill 2.0 que puede ser comprado por solo 49,95 €. El funcionamiento es muy similar al de las versiones anteriores. Carga los condensadores del dispositivo y una vez se encuentran llenos, provoca la descarga de 200 V de corriente continua a través del puerto USB. Podemos ver la presentación oficial en el siguiente vídeo.

El funcionamiento es cíclico, y se repite constantemente hasta que se desconecta el USB Kill 2.0. Así que si en un primer intento no provoca suficientes daños, seguirá tostando el equipo hasta que lo desenchufemos.

Test Shield, pruebas sin riesgo

Además del USB Kill 2.0 también se puede adquirir en la misma tienda el Test Shield, un dispositivo auxiliar que permite probar el USB Kill sin dañar el dispositivo al que lo conectemos, para así poder comprobar su funcionamiento. El Test Shield tiene un precio extra de 13,95 €. Y se puede ver como funciona en el vídeo a continuación.

Aunque esto se trata más bien de un experimento y una herramienta para poder hacer test, no deja de ser muy real el peligro que conlleva algo así. Nada más enchufar un aparato de este estilo en un ordenador, nos encontraremos con que como poco habremos dañado los puertos USB. Seguramente la placa base también se vea afectada, así como otros componentes que se enchufen directamente a ella, por ejemplo la memoria. Pero no debe descargarse que pueda producir también daños en el disco duro, con un resultado nefasto para los datos que hay almacenados en el y que podrían perderse de forma casi irreversible.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here