El nombre de Elon Musk es sinónimo de innovación y tecnologías futuras. El padre de Paypal, Tesla Motors o SpaceX parece decidido a revolucionar el transporte terrestre con una evolución en el sector de los trenes, pero ¿será realmente Hyperloop el transporte del futuro?

¿Qué es Hyperloop?

Hyperloop es un nuevo medio de transporte que resulta de la combinación de un tren y un avión, esto es, juntando elementos de ambos en la búsqueda de un medio de transporte rápido y barato. El concepto inicial consta de un tubo por el que circula una cápsula, pero en vez de hacerlo sobre raíles como un tren lo hace sobre un cojín de aire y sin entrar en contacto con el suelo. Dichas cápsulas podrían alcanzar una velocidad superior a los 1.100 km/hora por lo que recorrer grandes distancias no supondría una gran inversión en tiempo.

Este nuevo medio de transporte está llamado a rivalizar directamente con el transporte aéreo, permitiendo un tiempo de viaje y un precio inferiores. La idea original es que las cápsulas partan de una terminal cada pocos minutos, o incluso segundos en horas punta, dotando así al sistema de una flexibilidad horaria sin precedentes. Todo esto suena maravillosamente en el papel, pero trasladarlo al mercado no será tan sencillo y es de esperar que surjan muchos problemas a la hora de implementar la parte técnica.

hyperloop boceto esquema

¿Cómo funciona Hyperloop?

Cuando un tren va sobre raíles gran parte de la energía se pierde debido a la fricción que ejercen estos al entrar en contacto con el tren, sin embargo en el caso de un avión esta energía se ve reducida al ser causada exclusivamente por el aire. Que los aviones comerciales vuelen a 11.000 metros de alturas se debe a diferentes factores, pero uno de los principales es que la densidad del aire resulta inferior y con ello la energía que se disipa al desplazarse. Esta es la parte que han tomado los ingenieros para el desarrollo de Hyperloop y que ha dado como resultado que las cápsulas no vayan sobre un rail ni entren en contacto con ningún elemento.

El tubo será el elemento principal junto al sistema de aspiración, compresión y transmisión de aire incorporado en cada cápsula. La idea es hacer que cada cápsula se mantenga en el aire mediante rodamientos de aire. Estos rodamientos serían creados con una combinación de sustentación aerodinámica y aire comprimido. De este modo al viajar a gran velocidad el aire de la parte frontal de la cápsula sería aspirado, comprimido y redireccionado, evitando que el aire se acumulase en la parte frontal e impidiera el avance.

hyperloop esquema rodamientos de aire

El caso ideal para un sistema de transporte de este tipo sería el de un tubo de vacío, pero los costes y el riesgo que supone no permiten que se implemente en una solución económica. Una pequeña fuga es un tubo de vacío supondría un accidente catastrófico para los ocupantes de las cápsulas. Por ello dentro del tubo hay una atmosfera de muy baja presión, 100 pascales, creando una resistencia del aire equivalente a 45.000 metros de altura.

El sistema propulsivo está compuesto por numerosos aceleradores lineales a lo largo del tubo. Un elemento móvil (rotor) irá dentro de cada cápsula, mientras que el elemento fijo (estátor) está distribuido a lo largo del tubo. De este modo se crea un sistema mixto de motores eléctricos de inducción lineal distribuido a lo largo de todo el tubo y en tramos concretos, según se quiera acelerar o decelerar cada cápsula.

hyperloop motor

En la teoría, el sistema de Hyperloop parece hacer encajar a la perfección cada pieza del puzle. Sin embargo, a la hora de su implementación real surgen muchas dudas acerca de las posibles limitaciones que puedan surgir. Aunque parece que con el sistema de aspiración y compresión se solucionan gran parte de los problemas aerodinámicos es difícil predecir si será un método viable o si generará problemas de fricción o temperatura. La velocidad que alcance el aire también es importante incluso a tan baja densidad debido a la velocidad del sonido. Alcanzar valores cercanos a Mach 1 en algún momento podría hacer replantear gran parte del diseño de Hyperloop, pese a que esto ya se ha tenido en consideración.

Si finalmente se llevan a cabo las primeras pruebas será posible obtener un veredicto sobre si realmente será viable, mientras tanto parece un idea bastante factible, pero que todavía permanece en el aire.

¿Es un medio de transporte seguro?

Meterse en una cápsula que circula por un tubo cerrado a más de 1.000 km/h no parece el método más seguro para viajar, del mismo modo que tampoco lo parecían los aviones. Muchas veces los datos rompen a la lógica y tenemos que los aviones presentan la menor tasa de mortalidad por kilómetro recorrido por mucha diferencia. En el caso de Hyperloop todavía falta desarrollar un sistema externo que obligue a cumplir ciertos requisitos de certificación y seguridad, de una forma análoga al transporte aéreo, para garantizar un nivel máximo de fiabilidad.

Algunas medidas de seguridad, sobre todo las más importantes, ya están previstas en su diseño, como por ejemplo, mascarillas de oxígeno o frenos de emergencia. Además cada cápsula es independiente y un percance en alguna de ellas no supondría un peligro para las demás, minimizando de este modo el riesgo.  En caso de una gran despresurización, cada cápsula cuenta con sensores de presión por lo que se frenarían de inmediato y continuarían su viaje hasta el punto más cercano sobre unas ruedas similares a un tren de aterrizaje.

Una de las ventajas que ofrece Hyperloop es que es inmune a todas las inclemencias atmosféricas, por lo que su seguridad no se ve comprometida en el caso de una tormenta fuerte o viento muy intenso. Solamente un terremoto podría comprometer su funcionamiento, pero el tubo está dotado de la flexibilidad necesaria para soportar los esfuerzos.

concepto hyperloop

¿Es un transporte ecológico?

En estos momentos es de vital importancia intentar reducir el impacto medioambiental de cualquier medio de transporte, incluso yendo más allá de la contaminación atmosférica. En este último aspecto Hyperloop es un transporte con un nivel mínimo de emisiones al funcionar con energía eléctrica y no depender de los combustibles fósiles. Para ello el tubo estará cubierto de placas solares con el fin de cubrir parte de la demanda de energía y reducir el coste de utilización.

hyperloop tubo

Por otro lado, el impacto que supondrá toda la construcción del tubo a lo largo de kilómetros y kilómetros será mucho mayor. El tubo en si estaría alejado del suelo sobre grandes soportes de hormigón situados a lo largo del recorrido. Por conveniencia física los tramos deben ser lo más rectos posibles, así que los accidentes geográficos suponen un gran problema del mismo modo que lo hacen los entornos urbanos. Y es que no parece la mejor solución cortar montañas o llenar de hormigón los bosques. De todos modos, conjuntamente a la parte técnica también tendrá que desarrollarse un plan de viabilidad medioambiental en el que, por ejemplo, podría utilizarse parte del trazado de autopistas o vías de tren que ya existen en la actualidad.

Hyperloop promete

El concepto de Hyperloop es realmente prometedor y parece viable a medio plazo. Un desarrollo de estas características podría replantear el concepto de distancia e incluso nuestra forma de vida. Un sistema de transporte rápido, cómodo y seguro que además intente minimizar el impacto sobre el medio ambiente llevaría el desarrollo a zonas que hoy en día son menos accesibles.

Tener a Elon Musk y a SpaceX detrás, así como las primeras pruebas reales, parecen ser una buena garantía, pero aun así todavía tendremos que esperar un tiempo si queremos viajar en cápsulas a gran velocidad.

 

 

 

 

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here