El hotel Henn-na está localizado en Japon, Nagasaki, dentro de un parque temático el Huis Ten Bosch. Pero este hotel no es un hotel cualquiera si no que este hotel destaca porque esta gestionado por robots y porque se respira tecnología por todos los rincones del mismo.

El hotel japonés de cinco estrellas Henn-na  abrió sus puertas el pasado mes de Julio. Los robots saludan a los huéspedes en la recepción. El recepcionista que habla inglés es un dinosaurio simpático y dicharachero. Y su compañera, que habla japonés, es un humanoide de aspecto muy femenino. El dinosario invita al cliente a pulsar un botón para completar el check in. Un carro automático lleva el equipaje. Los robots hacen de botones acompañando a la gente a su habitación y realizan las labores de limpieza.

robothotelnew_3376265k

 

El hotel cuenta con 72 habitaciones que pasaran a ser otras 72 en 2016. Cuando se anunció su apertura, el presidente Hideo Sawada, dijo que:

Esperaban que los robots manejaran el 90% del hotel. Y que gracias a utilizar robots les permitiría ahorrar en costes de operación y plantilla, dar una atención más personalizada y ofrecer habitaciones a un precio inferior del establecido. En el futuro, esperamos construir 1,000 hoteles similares en el mundo.

Otras características de alta tecnología que ayudarán a hacer de Henn-na el hotel de bajo costo más futurista de la industrias es, por ejemplo, que a las habitaciones de los huéspedes se puede entrar con tecnología de reconocimiento facial y que los huéspedes puedan pedir lo que necesiten a través de una tableta. Y no solo eso si no que implementara otras innovaciones tecnológicas. En vez de aire acondicionado, un panel de radiación detectará el calor corporal en las habitaciones y ajustará la temperatura según las necesidades de cada huésped. Además, se utilizará energía solar para reducir los costos operativos.

hennna botones

El precio aproximado de las habitaciones en el Henn-na asciende a los 9.000 yenes por noche (unos 67 euros, al cambio), un preciado muy ajustado para un país como Japón, donde algunos de los hoteles más elegantes pueden llegar a costar fácilmente dos o tres veces más.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here