La vuelta al yermo de la mano de Fallout 4 ha resultado ser tan impresionante como prometía. Tras algo más de 75 horas de juego en su versión de PC, puedo decir que es uno de los videojuegos más brutales y profundos que se han hecho nunca. El reciente título de Bethesda se postuló así como uno de los principales candidatos a juego del año, pero ¿es oro todo lo que reluce?

Bienvenido al yermo

Un inicio en tonos pastel es la forma en que nos recibe Fallout en esta entrega. Una familia feliz en un mundo totalmente aplacible oculta lo que vendrá en los próximos minutos. Bombas, humo, caos y un refugio donde aprenderemos las mecánicas más básicas. Tras estos primeros minutos y ya preparados para hacer frente a la adversidad, volveremos a ver de nuevo la luz del sol y con ello iniciaremos nuestra aventura. No daré muchos detalles sobre la historia para que todo pueda ser una sorpresa, aunque es aconsejable hacer al menos un par de misiones de la trama principal para ubicarse un poco en este basto mundo.

A partir de este momento es posible decidir qué hacer con total libertad, pero también es posible decidir el cómo en numerosas ocasiones. El tamaño del mapa cumple para muchos, aunque para otros peca de tener poca extensión; pero más allá del tamaño en si, es importante destacar la densidad y el nivel de detalle. Cada objeto, cada ubicación, cada árbol, todo tiene un porqué dentro de la Commonwealth, así es como se llama nuestro mundo, donde se recrean numerosas ubicaciones reales del estado de Massachusetts y de la misma Boston. Y es este mimo lo que hace destacar al mapeado de Fallout 4 por encima de otros. Es una maravilla recorrer una ciudad y poder entrar en un supermercado o una tienda de cómics recreados al más mínimo detalle, pero con ese toque de haber pasado 200 años, o entrar en el sótano de una casa con vistas al mar y tener que matar a algunos necrófagos para poco después enterarte de que no lograron sobrevivir y conocer su historia. Para mi, y tras numerosas idas y venidas, esa es la verdadera magia de este juego.

Wkce0JfKlaDI8o

Apartado gráfico y sonido

Antes de entrar a valorar el apartado gráfico, es importante destacar que algunas texturas distan bastante de lo que se espera de un juego next-gen para PC, pues incluso jugando a 1440p y en ultra, es innegable que en planos cortos muchas veces no dan la talla. Más allá de eso, (que para muchos resultará realmente importante) el acabado artístico es sobresaliente y a las pocas horas de juego es bastante probable que dejes de prestarle atención y les perdones a los desarrolladores ese error.  Tal y como comentaba en el apartado anterior, la dirección artística del juego es sublime y tendremos continuamente la sensación de estar en un mundo postnuclear. Eso si, aún dentro de lo «dura» que es la Commonwealth, tendremos momentos en los que abriremos la boca para contemplar el paisaje o nos quedaremos observando con todo detalle algún interior.

20150607112458410Fallout 4 no será un juego que perduré en mi memoria musicalmente, pues su OST no tiene esos grandes temas que te pasas el día tarareando, pero es que tampoco lo necesita. El hecho de querer recrear esa atmósfera postnuclear hace que el apartado sonoro quede en segundo plano durante nuestras largas caminatas, siempre y cuando no encendamos la radio. Como en anteriores entregas de la saga, podremos sintonizar diferentes emisoras con diferentes propósitos, pero no dejéis pasar la oportunidad de recorrer la Commowealth con la Radio Clásica de fondo (cuidado con los enemigos) y sentiros atrapados por la ambientación. Y es que en Fallout 4 hay mucho sonido, no solo música y efectos perfectamente recreados, sino también una cantidad ingente de voces dobladas al Español, logrando un doblaje aceptable y que siempre es de agradecer.

Jugabilidad

Cada año que pasa es cada vez más habitual sufrir la «casualización» de sagas emblemáticas y Fallout 4 no se ha librado de ello. En una época donde Pillars of Eternity o Divinity: Original Sin nos situaron sobre los pasos de la época dorada del RPG occidental,  vemos como en contraposición la industria se mueve hacia otro lado. En el caso de Fallout, esta última entrega supone una continuación de la línea introducida en Fallout 3 y que se aleja poco a poco del componente RPG clásico de juegos como New Vegas o Fallout 2. En mi caso hecho de menos esa profundidad que da un sistema de conversaciones complejo y no tan trivial como el actual que especialmente permite resolver las situaciones a las que nos enfrentamos de otra forma. Y es que un juego en el que vamos a invertir tantas horas, no debería tener miedo de introducir mecánicas y sistemas complejos, pues el jugador tiene tiempo de sobra para ir adaptándose y conociéndolas. Al menos la componente de desarrollo del personaje es bastante importante pudiendo personalizar a nuestro protagonista físicamente tanto como queramos y, sobre todo, con el equipo y los Perks.

Entrando más de lleno en la jugabilidad nos encontramos con un eje central: el Gunplay. Prácticamente cualquier situación o misión puede ser resuelta pegando tiros, cruzando a veces la estrecha línea entre un shooter y un juego que no lo es exclusivamente. Esa tendencia a poder entrar disparando como un elefante en un cacharrería es la consecuencia de parte de la casualización sufrida en Fallout 4. De todos modos, no todo es negativo en este punto pues a cambio conseguimos un sistema menos tosco que en Fallout 3 y en el que se nota que han trabajado, pudiendo incluso realizar coberturas si decidimos jugar en primera persona. En mi caso, con el paso de los años he conseguido coger el gustillo a ese sigilo que tanto odiaba en un principio y una de las mejores cosas que tiene este juego es que te permite limitarte a ti mismo el modo de jugar. Poner un par de minas, caminar agachado por las zonas más oscuras, sabotear un par de torretas, apretar el gatillo de nuestra pistola con silenciador y limpiar así una zona de enemigos sin que nos vean, como un fantasma.

Fallout4_Trailer_City_1433355574

Los amantes del rol podemos seguir contando con el sistema V.A.T.S, que siempre le da un toque más estratégico a la hora de disparar, pudiendo seleccionar las partes del cuerpo del enemigo que queremos dañar junto a la probabilidad de impacto, todo ello con el tiempo ralentizado. Además, en esta entrega se incluye un sistema de críticos que junto a algunos perks lo convierten en algo muy interesante.

El desarrollo del personaje es otra de las opciones que brilla en el juego, tanto por los perks como, especialmente, por el equipamiento. Nada más empezar tendremos que distribuir algunos puntos en las ya famosas categorías S.P.E.C.I.A.L para comenzar a dar forma a nuestro avatar. Cada nivel que subamos nos dará otro punto que podremos distribuir entre esas categorías o bien conseguir alguna de las numerosas habilidades o perks. Y es que este es uno de los puntos fundamentales si jugamos en un nivel de dificultad elevado, pues será necesario orientar toda hacia nuestra forma de jugar, incluso buscando cierta especialización. Es cierto que el juego nos permite subir de nivel indefinidamente, pero en caso de querer completar todos los perks necesitaremos subir al menos 275 niveles, lo que resulta una tarea laboriosa.

Fallout_4_Perk_Poster_web

Equipamiento y Craft

Por otro lado, las opciones de equipamiento son suficientes para lo que se espera de un RPG como Fallout. Es posible equipar diferentes partes de la armadura, cada una con sus características y habilidades, que iremos consiguiendo de nuestros enemigos, del entorno o comprándolas, así como una buena variedad de armas. Y son las armas la parte más destacada de todas las posibilidades de equipamiento, contando cada una de ellas con numerosas categorías estadísticas e incluso también con habilidades únicas. Por ejemplo, dos rifles de combate pueden ser totalmente diferentes gracias a la introducción de un completo sistema de mejoras mediante crafteo. Para ello utilizaremos los materiales de los numerosos objetos que podemos recoger a lo largo de todo el mapeado de Fallout 4. De este modo podremos pasar horas modificando nuestras armas y equipo para personalizarlo totalmente a nuestro gusto.

Complementando al modo de fabricación anterior, tenemos un nuevo sistema de construcción para los numerosos asentamientos que estarán disponibles a lo largo de la Commonwealth en un pequeño acercamiento a los populares juegos de crafteo como Minecraft. Debo decir que aunque el sistema me parecía muy prometedor, tiene una interfaz tan tosca que he terminado por dejarlo de lado. Parece ser que serán los mods quienes rescaten esta magnífica idea y permitan una buena implementación en el mundo de Fallout 4, porque tener unas bases decoradas a nuestro gusto siempre es algo de agradecer.

Interfaz y app

La interfaz es otro de los puntos más criticables de Fallout 4, con una gestión de nuestro inventario y misiones bastante limitada y poco intuitiva. El principal motivo de esto es seguir siendo fieles a nuestro querido Pip-Boy, pero parece claro que a veces es mejor dejar un poco de lado la nostalgia y adaptar algunas cosas a los tiempos que corren. Y es que después de tantas horas de juego es un poco frustrante perderse por los menús o recorrer lista interminables para encontrar lo que buscamos.

Al menos, Fallout 4 cuenta con una app para nuestro móvil o tablet llamada Fallout Pip-Boy y que a través de la conexión wifi nos permite acceder a las funciones del Pip-Boy desde nuestro dispositivo. En un primer momento me resultó bastante cómodo el hecho de tener el mapa en el móvil, pero entre que la interfaz no es agradecida para pantallas normales (en una tablet quizás se comporte mejor) y lo que calentaba el móvil, finalmente quedó en otra buena idea que no termina de cuajar del todo.

Fallout4_E3_PipBoy

Historia y contenido

Del mismo modo que el mapa es denso, también lo será la cantidad de cosas que podremos hacer en él. Fallout 4 cuenta con una cantidad suficiente de misiones principales, bastantes secundarias con una buena narrativa (con algunas historias realmente interesantes) y una cantidad infinita de misiones más simples y que parecen de forma constante por el mapa. Siempre habrá algo que hacer o algún secreto por descubrir en la Commonwealth y es otro de los puntos donde esta nueva entrega de la saga destaca (en especial la búsqueda de revistas y cabezones). En líneas generales y sin querer hacer ningún spoiler, la historia cumple con su cometido y es una buena excusa para ir completando misiones y descubriendo lugares. No es una mala historia, pero tampoco perdurará en mi memoria durante mucho tiempo.

Conclusiones

Sin buscar hacer un análisis en profundidad de como es esta nueva entrega, Fallout 4 se muestra como uno de los mejores juegos del año, incluso a pesar de la tan poco deseada casualización y simplificación. Está claro que los triple A buscan llegar al mayor número de público y maximizar sus ventas y aquellos que buscamos una experiencia de juego más tradicional podemos sentirnos descontentos con algunas decisiones.

Tras muchas horas jugadas me quedo con la sensación de que todavía hay mucho más por ver y de que los errores se ven tapados por los numerosos aciertos. Recorrer la Commonwealth es una sensación fantástica gracias a su cuidada ambientación y dirección artística, y gracias a la posibilidad de cambiar de nivel de dificultad, estos paseos se convertirán en todo un reto.

2912914-fallout4_concept_blast_1434323459

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here