La PYME española Marsi-Bionics centrada en el desarrollo de terapias innovadoras en el ámbito de la salud tiene entre manos un gran proyecto. Se trata de un exoesqueleto para niños y niñas que han perdido la capacidad de caminar debido a enfermedades, parálisis, lesiones medulares… Con este exoesqueleto, los pequeños pueden recuperar una capacidad tan importante como es la de andar.

La tecnología no sólo nos permite facilitarnos las tareas cotidianas, sino que en muchas ocasiones también mejora nuestra calidad de vida. Si juntamos tecnología y salud, las posibilidades cada vez son mayores y si le unimos mejorar la vida de los más pequeños, debe hacerse sí o sí.

exoesqueleto

Por ello, Marsi-Bionics ha creado un exoesqueleto pediátrico que permite a estos pequeños héroes caminar, al acoplarse al tronco y piernas. Sirve para niños desde 3 años hasta 14, y es adaptable al crecimiento del niño/a, por lo que uno de los grandes hándicaps que surge a estas edades, está superado. El peso es de 12 kg, está fabricado en aluminio y titanio y cuenta con batería de ion-litio con una autonomía de unas cinco horas.

Este proyecto está aún en fase de investigación clínica y gracias a él los niños y niñas que lo están probando sienten lo que es andar. Pero existe un problema, a pesar de los 8 premios obtenidos a la innovación y reconocimientos que están recibiendo, el monto económico necesario para que este proyecto sea una realidad y pueda llegar a ser comercializado es bastante grande. Necesitan 1.500.000 €, y para alcanzar este sueño, este exoesqueleto está en financiación mediante crowdfunding en su página oficial.

Financiación del exoesqueleto

Se puede colaborar de diferentes formas, mediante donativos, aportaciones con recompensas (libros, gorras, camisetas y hasta kits de robótica), patrocinio o invirtiendo en el proyecto.

¿Por qué se necesita tanto dinero? En Marsi-Bionics lo explican así:

Actualmente la barrera para comenzar la producción de exoesqueletos es la certificación como dispositivo sanitario, cuyos costes son muy elevados. Hoy por hoy no hemos encontrado un mecanismo financiero que permita llevar a cabo este proceso de transferencia tecnológica.

Certificar que nuestros exoesqueletos cumplen la normativa vigente requiere pasar por una industrializaciónl, realizar los ensayos correspondientes de riesgos y seguridad,  y finalmente abordar una nueva evaluación clínica con el producto comercial. Todo este proceso supone una inversión cercana a 2 millones de euros.

Os dejamos con un vídeo de cómo es y lo que es capaz de conseguir.

Esperamos que este sueño se cumpla y pueda llegar a la mayor cantidad de niños posibles. Con nuestro granito de arena lo pueden conseguir. ¿Te animas a ayudarlos?

Fuente: Marsi-Bionics

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here