Hoy en día la venta de ordenadores ha descendido mucho en favor de los smartphones y las tablets. No obstante algunas tareas, especialmente en entornos laborales siguen requiriendo el uso de un ordenador de forma imperativa. Además a la vuelta de la esquina tenemos la navidad, momento en el que se reactivan las ventas y en el que suele darse un buen número de ventas en este tipo de dispositivos. Al igual que también ocurre en otras épocas del año como principios o finales del curso escolar y la temporada de las comuniones.

Sea para casa o el trabajo, vamos a daros una serie de pautas en las que fijaros a la hora de elegir un ordenador. Que se adapte a vuestras necesidades y a vuestra cartera para gastar con inteligencia el dinero que tengáis asignado a esta compra.

Paso 1: Comprar con cabeza

Lo primero de todo es pensar antes de llevar a cabo la adquisición. Deberemos de valorar distintos aspectos tanto técnicos como en lo relacionado con nuestros gustos y necesidades.

Siempre pongo un ejemplo muy sencillo. Un pequeño coche utilitario puede ser cómodo para desplazarse por la ciudad, hacer compras en lugares cercanos y hacer pequeños viajes. Sin embargo, no será adecuado si queremos cruzar España de punta a punta por autopista y manteniendo siempre el vehículo a 120 km/h.

El otro extremo tampoco será adecuado. Utilizar un Ferrari último modelo para ir a trabajar o comprar el pan supondrá un consumo excesivo. Tanto por el precio del propio vehículo como por el consumo de combustible.

Por ello es recomendable, pensar lo primero. ¿Qué vamos a hacer con nuestro nuevo ordenador?, ¿para qué lo vamos a utilizar?, ¿le daremos un uso básico, Internet, ofimática y multimedia? o bien ¿vamos a pensar en editar fotografías o incluso jugar a los últimos títulos del mercado?. Las respuestas a estas preguntas podrán ayudarnos a decantarnos por una gama de productos u otra.

Presupuesto. Es importante fijarnos un presupuesto e intentar no salirnos del mismo (o tener cierta flexibilidad). En base a las anteriores preguntas podremos hacernos una idea del precio que tendrá nuestra futura máquina. Y en base a eso pensar cual será el máximo que nos gastaremos.

Paso 2: Ordenador portátil o sobremesa

Hace casi un año, ya hablamos de este asunto. Un tema vital a la hora de hacer la compra y uno de los primeros en los que pensar será el de la movilidad. ¿Utilizaremos el ordenador siempre en el mismo sitio o necesitamos moverlo?.

LG Ultra PC 14Z950

Los ordenadores portátiles tienen evidentes ventajas en cuanto a tamaño, número de cables y elementos externos, y por supuesto la capacidad de desplazarnos con ellos. Ocupan poco sitio y es muy cómodo tener un único dispositivo que auna en su cuerpo la pantalla, teclado, componentes internos, etc. Si somos estrictos solo tendremos conectado un cable, el de alimentación. Y si no nos arreglamos con el teclado y touchpad siempre podemos conectar un teclado y ratón inalámbricos con un pequeño receptor USB.

Pero tienen ciertos inconvenientes que os recordamos a continuación.

Principales desventajas del ordenador portátil

Ampliaciones y reparaciones. La posibilidad de ampliar los componentes de un ordenador portátil son mínimas, habitualmente solo puede ampliarse la memoria y sustituirse el disco duro. Si nos decantamos por un portátil deberemos olvidarnos de cambiar la tarjeta gráfica o el procesador. También hay que tener en cuenta las posibles averías. El cuerpo de un portátil es muy compacto. Esto implica muchos pequeños componentes encerrados en un cuerpo que muchas veces es difícil de “destripar”. Esto conlleva mayor tiempo a la hora de hacer reparaciones y sustitución de componentes, lo que implica normalmente, mayor precio en las reparaciones.

Temperatura. La ventilación en un ordenador portátil es básica puesto que el calor generado por el equipo se disipa con mayor dificultad que en una torre. Es recomendable mantener siempre limpias y despejadas las rejillas de ventilación. Un accesorio muy recomendable es una base con refrigeración extra.

Avantek

Potencia. Aunque hoy en día los portátiles se encuentran casi al mismo nivel que los ordenadores tradicionales, falta un pequeño paso. Las configuraciones de portátil pueden estar un pequeño escalón por debajo en cuanto a potencia, si los comparamos con sus hermanos mayores de sobremesa.

Por suerte, hoy en día tenemos una gama amplísima de portátiles que se pueden adaptar a casi cualquier uso. Hay gustos para todos, desde modelos muy básicos orientados a la ofimática, hasta equipos potentes como el Ultrabook Acer Aspire S13 o estaciones de trabajo para diseño en 3D o modelos pensados para el gaming.

Si lo tuyo es moverte, tener pocos cables y ocupar el mínimo sitio, un portátil será sin duda la mejor elección para ti.

Principales desventajas de un ordenador sobremesa

Tamaño. Ya lo decía nuestro compañero Javier Mora en su artículo. “El ordenador de sobremesa, es un mueble más dentro de la vivienda”. Reconozcámoslo, los clásicos ordenadores de torre son un trasto. Ocupan un sitio que en pisos pequeños puede ser valioso. Aunque por suerte hoy en día tenemos ordenadores que caben en la palma de la mano como el Intel Compute Stick que analizamos hace unos meses. O modelos pequeños y estéticos como el Samsung ArtPC Pulse del que os hablamos más recientemente.

Distintos periféricos, muchos cables. En un ordenador de sobremesa tendremos muchos elementos externos al cuerpo del propio ordenador. Monitor, altavoces, teclado y ratón, son los más básicos. Pero habitualmente se añade alguno más como la impresora. Tantos elementos son más espacio a ocupar frente a lo que nos quita un portátil. Además todos estos elementos se conectan en su mayor parte mediante cable.

Paso 3: Elección de componentes

A la hora de elegir un ordenador, es básico saber el uso que le daremos como ya comentamos. En función de dicho uso será necesario tener en cuenta distintos componentes. Procesador, memoria, almacenamiento o tarjeta gráfica, son algunos de los más importantes. Vamos a repasarlos.

Procesador o CPU

Gama de procesadores Intel Core i3, i5 e i7

El procesador es el corazón del ordenador, el encargado de ejecutar todas las acciones y aplicaciones que se utilicen. Hoy en día existen, principalmente, dos fabriantes Intel y AMD. Pese a que AMD tiene lineas de producto muy interesantes, en el mercado de los ordenadores hoy en día está más extendido Intel. Repasaremos sus lineas de producto actuales para comparar sus principales características.

  • Celeron: Es la gama más básica de procesadores. Pensada para las tareas mas ligeras con muy bajo consumo energético.
  • Pentium: Pensados para usos no muy exigentes y dispositivos integrados. Bajo consumo y prestaciones sencillas.
  • Intel Core i3, i5 e i7: Las 3 gamas más conocidas de Intel. Se adaptan a multitud de necesidades y tareas distintas. A mayor número más potencia.
    • i3 está pensada para equipos de gama media donde la potencia bruta no es necesaria. Rinden bien en la mayor parte de las tareas cotidianas.
    • i5 será buena elección si necesitamos mayor rendimiento en momentos determinados o para acelerar nuestras tareas diarias.
    • i7 es potencia sin barreras. Los procesadores más potentes para las necesidades más exigentes. Con el alto rendimiento ¿juegas o trabajas?.

Memoria RAM

Memoria Kingston Hyperx Fury DDR4

La RAM es la memoria sobre la que se ejecutan los programas en ejecución, y sobre los que se hacen operaciones de escritura y lectura a alta velocidad. En un principio a más memoria mejor. Nuestro ordenador tendrá mayor agilidad al ejecutar múltiples tareas de forma simultanea. Aunque la cantidad tendrá que ir en consonancia con el resto de componentes como el procesador.

Hoy en día ya está disponible la memoria DDR4 aunque es muy común ver aún equipos con la anterior generación DDR3. Ni que decir tiene que será recomendable ir a la DDR4 siempre que sea posible al poseer mayor rendimiento y necesitar menor consumo eléctrico.

Comparativa ancho de banda DDR3 vs DDR4

En cuanto a la cantidad. Pueden verse equipos con 2 GB de memoria (insuficiente para la mayoría de las tareas, a mi parecer). Los más habituales tendrán entre 4 y 8 GB y algunos dedicados a tareas más exigentes pueden traer 16 o 32 GB de RAM. En función de nuestras necesidades estará la elección.

Almacenamiento

Discos WD Blue y SSD SATA o M.2

Los discos duros serán los encargados de almacenar toda la información contenida en el ordenador. Su capacidad suele rondar los 500 GB o 1 TB en los modelos más habituales aunque pueden encontrarse medidas muy superiores aunque a un alto precio.

Además de la capacidad, deberemos tener en cuenta el tipo de disco y su conexión. Hasta hace pocos años, los discos magnéticos eran los reyes pero llegaron los dispositivos de estado sólido y todo cambió. Mucho más rendimiento, a costa de un precio más alto y menor capacidad. Hoy en día el precio de los SSD (unidades de estado sólido) ha bajado considerablemente pero aún así el coste por Giga sigue siendo superior al de los discos tradicionales de platos magnéticos.

Una opción cada vez más habitual pasa por instalar un pequeño disco SSD de 250 GB (los hay incluso de 120 y menores) para el sistema operativo y las aplicaciones. Y un segundo disco mecánico de 1 TB o incluso más para almacenar los datos.

Tarjeta gráfica

nvidia gtx 1060-2

Es la encargada de gestionar la imagen que se muestra en el monitor y conectarnos a este. También de mover los gráficos y representarlos en pantalla. Hoy en día muchos procesadores tienen una GPU integrada que es suficiente para las tareas cotidianas. Programas ofimáticos, Internet, correo electrónico y visualizar videos incluso en 4K son tareas perfectas para las gráficas integradas en el procesador.

Sin embargo si vamos a utilizar aplicaciones de edición de foto o video, programas de diseño 3D o a jugar al último juego del mercado, nuestra opción será una gráfica independiente. Dos son los grandes diseñadores de GPUs, nVidia y ATI (esta última propiedad de AMD desde 2006).

A la hora de escoger la tarjeta gráfica deberemos tener en cuenta el tipo y cantidad de memoria que integra, su procesador gráfico y el tipo y número de conexiones para sacar la señal al monitor.

Placa Base

Placa base Gigabyte GA-Z170-D3H

Todos los anteriores son componentes importantes. Partes vitales, cada una con su cometido. Pero si hay un componente sobre el que se apoyan todos los demás, este es la placa base. El sistema nervioso sobre el que se comunican el resto de piezas y que influye en duración del equipo, rendimiento e incluso tamaño.

Gigabyte, Asus, Asrock o MSI son algunas de las marcas más conocidas por fabricar placas base. A parte de preferencias personales, la elección de placa comenzará basándonos en el procesador que hayamos elegido y el socket de este. A partir de ahí tendremos que fijarnos en el número y tipo de conectores tanto internos como externos. Las bahias PCI Express disponibles o el número de slots de memoria serán también básicas.

Decir que en el mercado de los ordenadores portátiles y los sobremesa de marca, no suele haber elección en cuanto al tipo de placa base. Los fabricantes integran una placa más bien básica fabricada normalmente por otra empresa para ellos. Suele cubrir las necesidades básicas de cualquier ordenador, aunque muchas veces podemos encontrarnos con pocos puertos USB o factores de forma extraños que dificulten las reparaciones o ampliaciones posteriores.

Fuente de alimentación (solo PC sobremesa)

Fuente NOX

La fuente será la encargada de proporcionar energía a todo el equipo. Por ello es necesario conocer aproximadamente el consumo de los componentes para elegir un modelo que tenga potencia suficiente como para alimentar todo el conjunto y quizás tener un margen por si en un futuro añadimos un nuevo disco duro o una tarjeta gráfica con mayor consumo.

Además de la potencia será importante también conocer el número de salidas de alimentación disponibles. Así nos aseguraremos de que tiene conexiones suficientes para todos los componentes, sin necesidad de añadir cables extras.

En cuanto al consumo energético, podemos encontrar fuentes de alimentación que son más eficientes que otras. El PFC pasivo, o mejor aun el PFC activo son características que integran las fuentes con el fin de ser más eficaces.

Caja (Solo PC sobremesa)

Caja Antec Three Hundred Two

La caja del ordenador será el contenedor que englobe todos los componentes. Además del diseño a nuestro gusto, podremos elegir distintos tamaños, en función del tipo de placa base seleccionada anteriormente. E-ATX, ATX, microATX, ITX o Pico-ITX son algunos de los tamaños de placa que podemos encontrar en el mercado. En función de este formato elegiremos la caja.

Es importante que disponga de conexiones USB y de sonido frontales para una mayor comodidad al conectar dispositivos. La ventilación será un punto a observar para garantizar un flujo de aire correcto y que evite que nuestro ordenador se sobrecaliente. Hay fuentes que permiten la instalación de un ventilador frontal (en la parte baja) y 1 o 2 ventiladores traseros en la parte alta para generar este flujo constante de aire.

La ubicación de la fuente (superior o inferior) también importa, siendo recomendable la instalación en la parte baja. El número de bahías para dispositivos como el DVD o para distintos discos duros son aspectos en los que poner atención si nos vamos a salir un poco de lo habitual.

Pantalla

Esto podría considerarse ya un periférico en el caso de los equipos sobremesa pero no deja de ser un componente más en los portátiles. Sin entrar en demasiados detalles, decir que existen distintos tipos de pantalla, TFT-LED, OLED, IPS y cada una tiene sus ventajas e inconvenientes, así como sus defensores y detractores.

El tipo de pantalla puede ser más subjetivo (a mi me encantan los paneles IPS), pero debemos fijarnos en la conexión de entrada del video para asegurarnos de que concuerda con las existentes en el ordenador.

En el caso de los portátiles. El tamaño de la pantalla tendrá mucho que ver con el tamaño total de portátil, por lo que deberemos sopesar si queremos mejor movilidad y pantalla contenida (hasta 15,6″ aunque esto ya me parece poco cómodo) o bien un monitor más grande (alrededor de las 17″) pero tendremos un portátil poco portable y pesado.

Paso 4: Donde comprar

Hoy en día, la tecnología se ha masificado y simplificado. Podemos ver, desde tiendas de electrodomésticos de barrio donde se venden algunos portátiles hasta grandes superficies especializadas (yo no soy tonto) o no (hipermercados), y por supuesto, tiendas online. Además no nos olvidemos de la pequeña tienda especializada, la tienda de informática de toda la vida.

Lo más importante es conocer el sitio donde vamos a comprar nuestro equipo, hablar con el profesional y que este pueda resolver todas las dudas que se planteen antes de la adquisición. Y por último, el servicio post-venta que puedan darnos en caso de problemas o necesidades posteriores.

Hasta aquí nuestro tutorial. Esperamos haber resuelto alguna duda y que os sirva de ayuda si estáis pensando en comprar un ordenador o sustituir el que tenéis o ampliar la familia.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies