El ZTE Blade V7 ha sido la apuesta por la gama media del fabricante chino que nos llegaba en Febrero del presente año. Se presenta ante nosotros, como un terminal equilibrado en cuanto a características y precio. Siempre teniendo en cuenta su segmento.

Sus especificaciones y más aun su diseño nos traen a las manos un buen terminal que será más que adecuado para todo aquel que quiera un bonito smartphone y no necesite lo último en tecnología. Empezamos.

Características: ZTE Blade V7

Pantalla 5,2 pulgadas LCD-IPS con resolución FullHD (1.920 x 1080 píxeles), 424 ppp
Procesador Mediatek MT6753 de 8 núcleos a 1,3 GHz (ARM Cortex A-53)
GPU Mali T720
Memoria RAM 2 GB
Almacenamiento 16 GB (10,99 libres) y ampliable vía microSD hasta 128 GB
Cámara trasera 13 MP con doble flash led y autoenfoque por detección de fase
Cámara frontal 5 MP con flash en pantalla
Batería  2.540 mAh
Conectividad LTE 4G / OTG / Bluetooth 4.0
Otras funciones Dual-Sim, Micro USB, Radio FM
Dimensiones 146 x 72,5 x 7,5 mm
Peso 136 gramos
Sistema operativo Android 6.0 Marshmallow personalizado
Precio  163,13 € (Amazon)

Como podemos ver en la tabla superior nos encontramos ante un terminal equilibrado, con unas especificaciones en la medida de lo que se puede esperar de un terminal en esta gama. Su construcción y acabados dejan muy buena sensación, además al tenerlo en la mano es un dispositivo cómodo gracias a su bajo grosor y calidad.

El procesador Mediatek MT6753 con 8 núcleos será más que suficiente para todas las tareas habituales que solemos realizar con un smartphone. Un procesador que también podemos encontrarnos en terminales como el Doogee T5, o el Zopo Speed 7, ambos terminales de los que ya hemos hablado en lawebdelgadget.es

Quizás el punto más flojo de este ZTE Blade V7, lo encontraremos en la batería. Los 2540 mAh pueden ser justos para un usuario medio y no nos permitirán llegar al final del día si somos usuarios intensivos.

Diseño

El cuerpo unibody sin batería extraible del ZTE Blade V7, está ya más que extendido entre la mayor parte de los terminales que salen al mercado hoy en día. No tanto el acabado metálico, pese a que los terminales de gama alta ya lo incorporen de serie, en la gama media aun nos encontramos con muchos que usan plástico en todo el cuerpo. No es el caso en el dispositivo de ZTE, su trasera de metal es suave y confortable al sostenerlo en la mano. El tacto del terminal es agradable y la solidez del metal da sensación de robustez.

Presentación ZTE Blade V7

En cuanto a la distribución de los elementos nos encontramos un frontal muy limpio. Con la pantalla apagadas solo distinguiremos el altavoz frontal y un botón táctil marcado por un círculo en la parte inferior. Una vez pulsemos el botón de encendido, se iluminarán a los lados de este círculo, dos pequeños puntos que representarán el botón “atras” y el botón de “multitarea”. A la izquierda del altavoz nos encontraremos el LED de notificaciones, un detalle que para mi gusto es imprescindible en cualquier smartphone.

Frontal del ZTE Blade V7

En el lateral izquierdo únicamente tendremos el botón de volumen en formato barra, mientras que en el derecho estará ubicado el botón de encendido así como la bandeja para la dual SIM o una única SIM y una tarjeta microSD.

El borde superior del ZTE Blade V7 está reservado al jack de 3,5 para auriculares y el micrófono de cancelación de ruido. Por su parte, el borde inferior dispone de la conexión microUSB y a los lados de este  unas pequeñas perforaciones que se corresponden con el altavoz y con el micrófono de conversación.

La parte trasera, metálica como ya hemos comentado, se encuentra presidida por el logotipo de la marca ZTE, sobre ella tendremos el doble flash led y la cámara que sobresale ligeramente del cuerpo, todo ello en una posición cercana a la parte alta del terminal. Mientras en la zona más baja tendremos grabada la leyenda “Designed by MunichDesignCenter“.

Parte trasera del ZTE Blade V7

Pantalla

La pantalla elegida por ZTE para su Blade V7 es de tipo LCD-IPS con una saturación de colores que personalmente me ha gustado. No tanto como el brillo, que no se puede decir en ningún momento que sea bajo. Al contrario, me ha parecido una pantalla brillante, lo que si bien ayuda en exteriores, en condiciones de escasa iluminación puede resultar ligeramente molesto. El brillo mínimo es adecuado para las noches oscuras, pero si queremos subirlo solo un poco, podemos encontrarnos con un salto un poco brusco en el ajuste.

La resolución FullHD es más que adecuada para las 5,2 pulgadas. El conjunto resultante nos da una densidad de 424 ppp, una muy buena medida teniendo el cuenta el precio que ronda este terminal.

En los ajustes de la pantalla podremos encontrar la opción MiraVisión, una tecnología desarrollada por Mediatek que mejora la calidad de la imagen y permite realizar ajustes personalizados en cuanto a contraste, saturación, nitidez o temperatura del color.

El movimiento de la pantalla, los efectos y la respuesta táctil son en general muy decentes, aunque me he encontrado con momentos puntuales en los que parecía no responder adecuadamente a las pulsaciones, y he tenido que volver a tocar sobre un icono para abrir alguna aplicación. No obstante, han sido hechos aislados y no han supuesto un contratiempo a la hora de utilizar el teléfono.

Software y rendimiento

Marshmallow es el dulce elegido para saborear en este ZTE Blade V7. La versión 6.0 es la que viene preinstalada en el terminal y al momento de escribir este artículo no hay actualización a 6.0.1. Para complementar esta versión de Android, tendremos la capa de personalización de ZTE que pese a no suponer un handicap y no reducir el rendimiento del terminal, no me ha convencido.

Mifavor UI, que así se llama esta capa de personalización, trae un conjunto de iconos propio con una estética que no me ha convencido. Además prescinde del cajón de aplicaciones uno de los parámetros del launcher al que más estoy acostumbrado. Por suerte, si como a mi, no os convence, esto no es un gran inconveniente, ya que podemos evitarlo gracias a la instalación de cualquier otro launcher de vuestra preferencia, en mi caso he optado por Nova.

Una de las ventajas que nos proporciona la capa de personalización, es la posibilidad de realizar gestos en la pantalla para realizar acciones. Doble toque para encender la pantalla, dibujar una C para abrir la aplicación de teléfono o una M para iniciar el reproductor de música. Una comodidad más que se hace muy útil en el día a día en cuanto te has acostumbrado a ella.

Por otro lado, nos encontramos con un conjunto de aplicaciones preinstaladas, entre las que podemos encontrar herramientas de productividad como WPS Office, el teclado SwiftKey, redes sociales como Instagram o Facebook y utilidades como Avast Mobile Security o Clean Master. Por suerte, estas dos últimas y WPS Office, podremos desinstalarlas, lo que nos permitirá ahorrarnos unos megas en de memoria interna.

El rendimiento general del dispositivo es muy bueno en todas las tareas cotidianas. En el uso de Internet, correo electrónico, redes sociales y juegos ligeros no he tenido mayor inconveniente, aunque puede verse un poco apurado si lo exprimimos al máximo o utilizamos alguno de los juegos más exigentes. Pero salvo estos casos, la fluidez del teléfono ha sido la correcta.

Resultados de Antutu en el ZTE Blade V7

Cámara

A la hora de capturar imágenes, tendremos una cámara principal de 13 megapixels, un número más que suficiente para el uso cotidiano de la cámara en un teléfono. La luminosidad y color de las imágenes tanto en exterior como en interior con luz natural, ha sido correcta. En condiciones de escasa luminosidad tampoco se defiende mal aunque recordemos que estamos ante un terminal de gama media y tampoco podremos hacer maravillas. Nos encontraremos con algo de grano en situaciones oscuras.

El enfoque es a través del conocido sistema de cambio de fase y pese a que el terminal enfoca muy bien y a una velocidad razonable, al principio puede hacerse un poco extraño el mecanismo y podría costarnos unas pocas fotos acercar si queremos algo muy concreto. Pero como todo, solo será cuestión de un pequeño entrenamiento.

La aplicación es sencilla y tendremos a mano los controles más habituales, cambio de cámara, HDR, flash, video, etc. También dispondremos en la pantalla principal de un menú en el que seleccionar distintos filtros que tan de moda están en los últimos tiempos.

Batería

La batería me parece uno de los puntos más flojos de este smartphone. Sus 2500 mAh se nos antojan algo escasos hoy en día y si le exigimos al teléfono un uso intensivo, no acabaremos el día sin acercarnos al enchufe. No obstante, los números no reflejan la realidad al 100% y si no nos pasamos con el uso intensivo del terminal serán suficientes.

La optimización del sistema, así como una pantalla FullHD en la que controlemos el brillo, junto con DOZE hacen una mezcla que parece suficiente para el uso común.

Conclusión

El ZTE Blade V7 es un terminal muy equilibrado, con unos acabados cercanos a la gama premium que dejan muy buena sensación. El aspecto y construcción  llama mucho la atención, especialmente si pensamos que nos encontramos ante un teléfono que podemos encontrar por menos de 200 €. Su funcionamiento en el día a día es adecuado siempre que no exijamos el 100% del terminal. En esos momentos si podríamos notar un pequeño lag en la multitarea o utilizando aplicaciones con alto consumo de recursos.

La batería presenta un número pequeño para los que suele ser habitual hoy en día pero si no exprimimos demasiado el terminal, no tendremos problemas para llegar al final de la jornada.

¿Que os parece este ZTE Blade V7, os lo comprariais?

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here