El nuevo Moto G4 ha vuelto al origen y cumple con lo que podíamos esperar de un terminal que lleva por nombre Moto G. Así de tajante podríamos empezar el análisis del Moto G4, un terminal que ha crecido en tamaño, precio y especificaciones para adaptarse al mercado actual. Eso sí, Lenovo ha conseguido mantener su esencia a pesar de la feroz competencia.

El Moto G4 nos llega en dos versiones diferentes: una versión normal y otra llamada Moto G4 Plus. En este análisis nos centraremos a la versión normal, pero en los próximos días podréis acceder al análisis de la versión Plus y a una comparativa entre los dos smartphones. Antes de nada ya os puedo adelantar que la diferencia entre ambos radica en el sensor de huellas dactilares y una cámara principal  superior. Y es que este movimiento resulta muy interesante al permitir a cada usuario adaptar el smartphone a sus necesidades.

Video Análisis y Unboxing del Moto G4

La caja y contenido que acompaña al nuevo Moto G4 no va a pasar a la historia, pero tan solo tenemos una queja al respecto. A diferencia de la versión Plus, en este caso el cargador incluido no es el adaptado a la carga rápida Turbo y tendremos que hacernos con uno si queremos utilizarla.

Nada más abrir la caja de cartón habitual nos encontramos con el terminal. Con la típica pestaña lateral accedemos a la parte inferior donde están todos los manuales y documentos junto a dicho cargador. De todos modos es de agradecer que éste venga incluido, pues cada vez más marcas prescinden de él.

Análisis Moto G4 Unboxing

Especificaciones Moto G4

Pantalla: LCD IPS de 5,5 pulgadas
Resolución: 1920 x 1080 píxeles (401 ppp)
 Procesador: Qualcomm Snapdragon 617
GPU:   Adreno 405
RAM:   2 GB
Almacenamiento interno:   16 GB
Cámara principal:   Sensor  13 megapíxeles con apertura f/2.0, autoenfoque y HDR
Cámara frontal:   Sensor 5 megapíxeles con paertura f/2.2 y HDR
Batería:  3.000 mAh
Conectividad:   Wi-Fi 802.11 ac, Bluetooth 4.1, 4G, MicroSD
Peso: 155 gramos
Dimensiones: 153 x 76,6 x 9,8 mm
Sistema operativo: Android 6.0.1

El Moto G4 se ha hecho mayor. Y no sólo por el salto en diagonal de pantalla hasta las 5,5 pulgadas y resolución Full HD. El resto de especificaciones también han dado un salto de calidad para encuadrar al terminal dentro de la gama media sin ninguna duda. Pero no de esa gama media asequible, sino de la que apunta hacia arriba. Sobre todo en el caso de la versión Plus. Por desgracia, todavía le quedan algunos aspectos que mejorar en su diseño.

Lenovo ha dejado atrás la gama 400 y el nuevo Moto G4 cuenta ahora con un Snapdragon 617 junto a una GPU Adreno 405. Este salto parecía necesario para dar un salto de calidad y mejorar la experiencia de uso con las tareas más exigentes. Por otro lado, la configuración de RAM y almacenamiento interno se queda en los 2 GB y 16 GB de capacidad respectivamente. Al menos la memoria interna sabemos que es ampliable mediante la ranura microSD y este año se ha dejado de lado la versión con 1 GB de RAM.

El sensor de la cámara principal cuenta con 13 megapíxeles y apertura focal de f/2.0, acompañado por un flash LED. La cámara frontal equipa un sensor de 5 megapíxeles. El sistema operativo vuelve a ser nuevamente uno de los puntos fuertes con Android 6.0.1 con muy ligeros retoques. Lenovo vuelve a repetir la fórmula del éxito en este aspecto, tal y como veremos a lo largo de todo el análisis de este Moto G4. Otro aspecto que también ha sido mejorado es la capacidad de la batería. Ahora cuenta con 3.000 mAh y una mayor autonomía.

moto g4 análisis trasera

Diseño

Siendo sincero, debo reconocer que la primera impresión nada más sacarlo de la caja y tenerlo en la mano no fue todo lo buena que podría esperar. En un primer momento se hace algo difícil reconocer que estamos ante el nuevo miembro de la familia Moto G. Y es que los cambios desde la primera versión han sido muchos. Lo primero que nos llama la atención es el aumento de tamaño hasta las 5,5 pulgadas de diagonal de pantalla. Además, se pierde la tira icónica que unía la cámara con el logo y con ello parte de la personalidad en el diseño.

A pesar de esta primera impresión, también debo decir que el Moto G4 no tiene un mal diseño. En todo momento debemos ser conscientes de que Lenovo no ha querido hacer un terminal premium en cuanto a diseño y es algo que se refleja en cada momento. Ahora el teléfono ha adelgazado hasta los 9,8 mm, pero también ha perdido parte de la curvatura trasera. Esto nos deja una ergonomía similar al modelo anterior, aunque la textura de la tapa trasera intente colaborar en ello.

Junto a esta reducción de grosor, también nos encontramos con una pérdida de peso que deja al Moto G4 en 155 gramos. Por desgracia también se ha perdido por el camino la protección IP67 y ahora tan sólo es resistente a las salpicaduras.

Sin un mal diseño, éste es quizás el aspecto más flojo del Moto G4

Si decíamos que Lenovo no buscaba un diseño premium, este aspecto se comprueba perfectamente en los materiales y acabados. El nuevo Moto G4 está bien construido y consigue unas relaciones de tamaño, marcos y peso bastante aceptable. Eso sí, el plástico es el material que domina el diseño tanto en la tapa trasera extraíble como en el borde lateral que recorre todo el terminal alrededor. El uso de este material no es necesariamente malo, pero no consigue un resultado tan bueno como el visto en algunos terminales metálicos o de cristal.

moto g4 principal

Entrando más en detalle, tenemos en la parte superior la conexión de audio minijack. El lateral derecho es el lugar escogido para colocar los botones de encendido y control de volumen. Es curioso ver como el botón de encendido continúa por encima cuando lo habitual suele ser al contrario. El marco inferior está reservado para la conexión microUSB.

La parte frontal está principalmente ocupada por la pantalla a excepción de un altavoz sobre ésta. Dicho altavoz hará la función de altavoz de llamadas y de altavoz principal. Los botones vuelven a estar presentas y los tendremos sobre la pantalla como en las versiones anteriores. En la parte inferior encontramos en micrófono, un lugar poco habitual. La parte trasera cuenta con una tapa de plástico extraíble para poder acceder a las ranuras para SIM y microSD. Como ya habíamos dicho, ahora la tira que unía la cámara y el logo ha desaparecido, por lo que este último aparece sólo y con un ligero relieve hundido. La cámara sí que mantiene la tira habitual creando un pequeño bulto que une el sensor y el flash LED. Cabe decir que se nota ligeramente al dejar el Moto G4 sobre una superficie plana.

Pantalla

La pantalla del Moto G4 crece en dos aspectos fundamentales: tamaño y resolución. El panel IPS que equipa cuenta con una diagonal de pantalla de 5,5 pulgadas y una resolución Full HD (1920 x 1080 píxeles). Esto nos deja una densidad de píxeles por pulgada de 401 ppi. Si comparamos estos datos con la versión anterior es ahí cuando nos damos cuenta del gran paso al frente. En el Moto G3 la densidad era de 294 ppi en una pantalla de 5 pulgadas, bastante lejos de este nuevo Moto G4.

El hecho de haber aumentado la diagonal de pantalla tiene sus pros y sus contras. Por un lado, parece obvio decir que el terminal crece en dimensiones y que no será tan ergonómico en la mano. Por suerte, esa sensación se ve bastante diluida por la reducción de grosor y porque el peso es el mismo. Lo positivo llega cuando disponemos de una pantalla mayor para consumir cualquier tipo de contenido. Vídeos, videojuegos o utilizar el navegador ven mejorada su experiencia con este cambio. Además, el frontal está bien aprovechado.

moto g4 pantalla

El panel IPS está a la altura de lo que se espera de un Moto G4 renovado. En versiones anteriores podía ser un aspecto más flojo, pero ahora se puede permitir sacar pecho frente a la competencia. Siempre he considerado la pantalla como uno de los factores más importantes a la hora de decidirse por cualquier dispositivo y para ello es necesario fijarse en algo más que los números. Y es en ese aspecto donde destaca el Moto G4 y su panel IPS.

La pantalla es configurable en cuanto a la intensidad del color con un modo normal y otro más intenso que satura ligeramente los colores. Los ángulos de visión son realmente buenos y todo se representa en la pantalla con gran nitidez. El tratamiento del color también es bueno, donde el IPS saca pecho con respecto a los Amoled tanto por blancos como por fidelidad de color (en negros ya sabemos que esto no es así). Donde sí que se podría mejorar todavía más la pantalla es en el nivel de brillo. En interiores con un nivel medio tendremos más que suficiente en cualquier situación, pero en exteriores necesitaremos los niveles máximos. Con esto no quiero decir que la pantalla se vea mal en exteriores, ni mucho menos. Sino que si lo comparamos con las pantallas presentes en la gama alta está un peldaño por debajo.

Software

Pocas veces tener poco que decir de este aspecto es tan positivo como en el caso de este Moto G4. Desde su origen la elección de una versión Android casi sin modificaciones y muy optimizada ha sido la seña de identidad del modelo. En esta ocasión ya nos llega actualizado a la última versión de Android 6.0.1 y con una experiencia cercana a la vista en los Nexus.

Las modificaciones corresponden a un widget que aparece en el menú de inicio y que nos permite acceder al reloj y el calendario  y a la aplicación de la cámara. Ésta última ha sido renovada como veremos en el apartado correspondiente a la cámara. La verdad que es maravilloso encontrarse con una versión tan limpia y que tiene garantizadas las actualizaciones durante al menos 2 años. Parece claro que la tendencia general de la industria es ir hacia Android puro, pero todavía quedan capas de personalización que quitan más de lo que pueden dar. Y es ahí donde este Lenovo Moto G4 brilla con fuerza.

El Moto G4 vuelve a brillar por contar con Android 6.0.1 casi de stock

En el apartado del software todavía hay espacio para un par de funciones más. La primera de ellas viene heredada del Moto G3 y es el control por gestos. Por ejemplo, podremos poner el móvil en silencio al colocarlo boca abajo sobre una mesa, encender la linterna con agitarlo 2 veces o acceder a la cámara girando la muñeca rápidamente. La ventaja es que esto funciona con el móvil bloqueado, por lo que es una buena forma de activar funciones. Sobre todo para la cámara y fotos rápidas.

La otra función de software se llama Active Display. En gran medida nos recordará al Always On Display del Samsung Galxy S7 y del LG G5. Esta función nos mostrará en la pantalla la hora y las notificaciones que configuremos,pero sin encenderla del todo. Con tan solo coger el Moto G4 en la mano ya se activará si así lo deseamos.

Rendimiento

Cada vez que hablamos de rendimiento es inevitable acudir a las especificaciones. En el caso de este Moto G4 equipa un Snapdragon 617. Este nuevo gama media de Qualcomm cuenta con 8 núcleos de Cortex-A53 divididos en 2 clústers de 4: un grupo a 1,5 GHz y el otro a 1,2 GHz. Si comparamos este aspecto con la versión del año pasado y su Snapdragon 410 sí que vemos un gran salto de calidad. Por ejemplo, en AnTuTu se va por encima de los 45.000 puntos, aunque como siempre este valor debe ser cogido con pinzas.

Además del procesador, en la memoria RAM también se ha dado un paso al frente. En el Moto G4 se prescinde de la versión con 1 GB de RAM para dar paso definitivamente a los 2 GB. En cuanto al almacenamiento interno hay una única versión de 16 GB de los cuales nos quedarán libres casi 11 GB. Al menos, esta cantidad puede ampliarse mediante una tarjeta microSD.

Pasando al rendimiento como tal, lo primero que se debe destacar es la total fluidez del sistema. A veces resulta difícil diferenciar en un uso normal a este Moto G4 con un gama alta para un uso normal. Las aplicaciones se abren rápido, la multitarea funciona a la perfección y la navegación por los menús es muy agradable. Pero no nos engañemos, si realmente le exigimos tareas muy pesadas sí que se va a notar que estamos ante un gama media. Quizás hubiera sido una elección idónea por parte de Lenovo irse a por un Snapdragon de la familia 650. Aun así, para un uso normal hay hardware de sobra.

A la hora de trabajar con aplicaciones muy pesadas o juegos con importante carga gráfica el Moto G4 aguanta el tipo, pero en algún momento puede aparecer alguna ralentización. También he notado un ligero calentamiento de la parte trasera cuando llevamos un rato jugando o haciendo trabajar en exceso al móvil, pero nada preocupante.

La presencia de Dual SIM con LTE cat.4 es otro gran añadido para este Moto G4. Junto a la radio FM son dos pequeños aspectos positivos que mejoran todavía más este terminal y que agradecerán muchos usuarios. Eso sí, se echa de manos el NFC ahora que parece que los pagos con el móvil comienzan a despegar o algún sensor como la brújula.

Para un uso diario normal, el Moto G4 ofrece un rendimiento perfecto

Cámara

Cada vez la cámara toma más protagonismo sea cual sea la gama en la que nos encontremos. En el caso del Moto G4 la importancia parece clara, sobre todo como veremos en el análisis del Moto G4 Plus y su cámara mejorada. Pero es que hasta este mismo terminal ha recibido un mimo especial y los resultados son realmente buenos.

El Moto G4 normal monta un sensor Sony de 13 megapíxeles y una apertura de f/2.0. Todo esto acompañado por autoenfoque y un flash LED de doble tono. También se ha implementado un modo automático para el HDR y la capacidad de grabar en Full HD. Nada de QHD o 4K, pero estamos ante un gama media y es más que suficiente. La cámara frontal equipa un sensor más modesto de 5 megapíxeles con apertura de f/2.2 y también con HDR.

El Moto G4 cuenta con una cámara a la altura de lo que podríamos esperar

Pasando de lleno al análisis de la cámara principal del Moto G4 nos encontramos unos resultados que pueden sorprender. La calidad que se obtiene en buenas condiciones es más que notable y es una opción muy interesante para un usuario medio que no saque fotos en demasía. El nivel de detalle y la nitidez hacen presencia si la luz acompaña y en el caso de que ésta no lo haga, tampoco tendremos un exceso de ruido.

La reproducción del color es bastante buena y en planos cercanos se puede apreciar un gran nivel de detalle. Eso sí, algunas veces al enfocar el tratamiento de la luz no es todo lo bueno que podríamos esperar y es necesario reajustar para no obtener fotos oscuras o sobreexpuestas. También decir que el algunas ocasiones el color se satura demasiado y la foto los capturará más vivos de lo que realmente son.

Por suerte, el modo HDR funciona a la perfección y por norma general nos hará sacar unas fotos más vistosas. Más allá de lo estético, se aprecia una mejora en el tratamiento de las escenas con fuertes contrastes de luz obteniendo unos fantásticos resultados. En las escenas nocturnas es donde podemos encontrar algo de ruido como suele ser habitual (con alguna excepción muy puntual), pero sí la toma es cercana el flash puede sacarnos de algún apuro. Aunque en mi caso no soy partidario de utilizarlo, los resultados no añaden mucho ruido y son bastante aceptables.

De la cámara frontal podemos decir que cumple sin más. Tanto para selfies como para videoconferencia los resultados son bastante normales y no destaca ni para bien ni para mal.

La aplicación de la cámara es uno de los pocos añadidos de software que Lenovo ha introducido en este Moto G4. Cuenta con un diseño muy sencillo para el uso en automático y con una gran cantidad de opciones para el modo manual. Exposición, balance de blancos o enfoque son algunas de estas opciones que podremos ajustar mediante un curioso sistema de arcos que recorren la pantalla. En mi caso acudo habitualmente al modo manual, por lo que es un aspecto que me parece importante y que ha sido bien cubierto.

Moto G4 cámara

Batería

En el apartado de la batería se nota a primera vista la mano de Lenovo. Por un lado tenemos un aumento en la capacidad y por otro tenemos la carga rápida. El Moto G4 cuenta ahora con 3.000 mAh por los 2.470 mAh de la versión anterior. Se ha aprovechado el aumento de tamaño para colocar una mayor batería, incluso reduciendo el grosor. Si lo comparamos con la competencia, la mayoría de terminales de este gama y tamaño rondan también los 3.000 mAh.

Si juntamos las especificaciones, principalmente ese Snapdragon 617, con la capacidad anteriormente citada estamos ante una autonomía más que correcta. Especificaciones equilibradas y eficientes más software ligero suele ser una combinación que da muy buenos resultados. Yendo directamente a los números, el día de uso está prácticamente garantizado hasta para un uso intenso. Con un uso medio y mayormente 4G, la autonomía se sitúa en torno a las 5 horas de pantalla y el día de uso. Si intentamos estirar las horas de pantalla con WiFi y un brillo medio-bajo es posible irse por encima de las 7 horas de pantalla.

Todos los números anteriores ya sabemos que son muy orientativos. El usuario final será un factor determinante para condicionar la autonomía, tanto por su modo de utilizar el smartphone como por las aplicaciones instaladas. Está claro que ningún modelo resiste a sesiones largas de juego y que todos aguantan perfectamente horas y horas bloqueados sobre una mesa.

El otro añadido que habíamos comentado es la carga rápida Turbo. El principal problema en este apartado es que el cargador preparado para la carga rápida solo viene incluido en el Moto G4 Plus y no en la versión normal. En ese caso contamos con un cargador normal. Este sistema se basa en la carga rápida 3.0 de Qualcomm y nos da sobre 5 horas de uso en menos de 15 minutos. Si lo queremos cargar en su totalidad, debemos esperara cerca de 60-90 minutos para ello, dependiendo del porcentaje de descarga de la batería.

Análisis Moto G4 Batería Sim micsroSD

Conclusión

El título del análisis de este Moto G4 ya apunta a que las sensaciones son muy buenas. Y es que en medio de una competencia enorme en esta gama, Lenovo ha conseguido devolver a su posición a un terminal tan icónico como lo es el Moto G. Con unas especificaciones que han dado un pequeño paso al frente y la apuesta por la continuación de Android puro podemos decir sin miedo a equivocarnos que nunca será una mala opción. Puede haber mejores o peores rivales, pero el Moto G4 se defiende muy bien y no dejará insatisfecho a nadie.

Quizás el diseño sea la parte que menos destaque de todo el terminal debido a la falta de personalidad propia. Pero aun así, no es un factor que nos vaya a echar atrás. Quien sí que puede hacerlo es el Moto G4 Plus. Como veremos en unos días, por una diferencia bastante ajustada de precio obtenemos un terminal con sensor de huellas  dactilares, una cámara todavía mejor y el cargador turbo incluido.

Quien no necesite esos añadidos puede ahorrarse algo de dinero y quedarse en este Moto G4, sobre todo si tenemos en cuenta que la cámara de esta versión es más que suficiente para la mayoría de los usuarios. En este momento, el Moto G4 ya puede encontrarse por un precio de 219,90 euros en una gran cantidad de tiendas. Eso sí, conviene estar atentos a las ofertas, especialmente del Moto G4 Plus.

Moto G4

219,90
8.1

Diseño

7.0/10

Pantalla

8.5/10

Software

9.5/10

Hardware

7.5/10

Batería

8.5/10

Cámara

8.0/10

Calidad/precio

8.0/10

Pros

  • Sistema operativo
  • Buena duración de la batería
  • Paso al frente en las especificaciones

Cons

  • Diseño impersonal
  • Falta de cargador para carga rápida

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here