La apuesta de bq por el diseño y la innovación parece clara, estando en esta ocasión ante uno de sus máximos exponentes, tal y como veremos a lo largo de este análisis del bq Aquaris X5 Cyanogen. Con este nuevo terminal bq se lanza de pleno a competir con terminales como el Moto G y se convierte en una opción atractiva para el usuario medio.

Vídeo análisis y Unboxing

Especificaciones bq Aquaris X5

 

Pantalla: IPS de 5 pulgadas
Resolución: 1280 x 720 píxeles (294ppp)
 Procesador:  Snapdragon 412 a 1,4 GHz
GPU:   Adreno 306
RAM:   2 GB
Almacenamiento interno:   16 GB
Cámara principal:   Sensor Sony 13 megapíxeles IMX214
Cámara frontal:   Sensor Sony 5 megapíxeles
Batería:   2.900 mAh
Conectividad:   Wi-Fi 802.11 b/g/n, Bluetooth 4.0, 4G, MicroSD
Peso: 148 gr
Dimensiones: 70,5 x 144,4 x 7,5 mm
Sistema operativo: Cyanogen 12.1 OS

Una pantalla de 5 pulgadas y resolución HD es el elemento central de este bq Aquaris X5. El procesador es un Qualcomm Snapdragon 412 de cuatro núcleos junto a una GPU Adreno 306. El apartado de las memorias está bien cubierto por los 2 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento interno, ampliable mediante la ranura microSD.

La cámara principal cuenta con el sensor Sony IMX214 de 13 megapíxeles y doble flash LED, mientras que la cámara frontal lleva un sensor Sony de 5 megapíxeles con flash LED. La batería es uno de los aspectos a destacar, pues el diseño no penaliza la capacidad, dejándola en 2.900 mAh. El apartado de la conectividad viene bien cubierto por las dos ranuras nanoSIM con conectividad 4G, además de WiFi, Radio FM o Bluetooth 4.0.

Diseño

El diseño de este Aquaris X5 es la muestra de que bq apuesta por este aspecto. El resultado es un terminal con una apariencia premium y una línea muy elegante. Las dimensiones y el peso nos dejan en las manos un terminal compacto, robusto y con un grosor de tan solo 7,5 mm.

El marco metálico es el elemento principal del diseño y recorre toda la parte lateral, dejando un acabado muy agradable. La parte trasera está construida por el mismo material que el M5, un policarbonato negro en el modelo a analizar. En conjunto forman un diseño serio y discreto, pero que sabe hacerse notar.

En la parte frontal nos encontramos con la pantalla recubierta por un cristal con protección DragonTrail. Los botones táctiles se encuentran en la parte inferior de esta con la principal novedad de que le botón de menú es ahora el nuevo logo de bq, mientras que los otros dos son un punto cada uno. También encontramos en esta parte la cámara frontal con flash LED, el sensor de luz y el altavoz para llamadas.

Entrando más en detalle, en el lateral izquierdo nos encontramos con la ranura para los dos nanoSIM. En la parte superior tenemos la entrada de auriculares y un micrófono. En el lateral derecho está situada en la parte superior la ranura microSD y justo debajo tenemos los botones de volumen y el botón de encendido. Por último, en la parte inferior está un segundo micrófono, la entrada USB y el altavoz principal. Quizás esta no sea la posición ideal para colocar el altavoz, pues es bastante sencillo taparlo con las manos al jugar o ver algún vídeo.

Pantalla

La pantalla cuenta con un panel IPS LCD  y una diagonal de 5 pulgadas, lo que permite un terminal compacto y un buen uso con una sola mano. La resolución es HD de 1280 x 720 píxeles y nos deja una densidad de 294 ppp, quizás un pequeño paso atrás con respecto al M5.

Si estamos acostumbrados a una resolución Full HD es probable que en un primer momento notemos la reducción de píxeles, pero a una distancia de uso normal y tras un par de horas nos olvidaremos de ello. Las 5 pulgadas son en parte responsables de que obtengamos un buen resultado con esta resolución.

La tecnología Quantum Color+ vuelve a estar presente y nos deja una gama de colores más amplia y con mayor saturación. Esta característica busca mostrar colores más vivos y visualmente más atractivos, aunque esto puede ser algo bastante personal. Si a lo anterior le sumamos unos niveles de contraste y brillo buenos, nos deja ante un panel muy completo en calidad de imagen. Por ejemplo, la pantalla no sufre en condiciones con mucha luz ambiente y se ve sin esfuerzo, a pesar de contar con algunos reflejos.

Cyanogen también pone su parte con la Live Display. De forma automática y según la hora del día, la temperatura del color es ajustada, reduciendo la cantidad de luz sobre todo en las últimas horas del día. Esta opción se puede poner o no según queramos.

Software

La diferencia de este terminal con respecto al bq Aquaris X5 normal es precisamente que en esta ocasión estamos ante un terminal con Cyanogen. La versión Cyanogen OS 12.1 está basada en la versión de Android 5.1.1 y aunque cuenta con algunas diferencias, en el fondo no se diferencia tanto de la opción de Android puro.

La mayor novedad es la gran cantidad de opciones de personalización que tenemos disponibles, pudiendo cambiar completamente el tema, los iconos, la barra de notificaciones o los sonidos. Para ello contamos con una tienda propia con algunos elementos de pago y otros gratuitos.

Cyanogen también nos permite administrar con total libertad nuestros permisos y cuenta con alguna función adicional de seguridad, como la posibilidad de cambiar la disposición de los números a la hora de introducir el pin de desbloqueo. El menú de aplicaciones también sufre algún cambio y estas se muestran agrupadas por letra, permitiendo un desplazamiento rápido.

La nota discordante la ponen las aplicaciones preinstaladas (casi todas de Movistar) y que las actualizaciones tendrán que pasar por el operador, lo que seguramente retrase un poco la llegada de estas. Por otro lado, las aplicaciones preinstaladas no resultan del todo molestas al poder ser desinstaladas de forma sencilla desde el menú.

Rendimiento

El rendimiento del bq Aquaris X5 viene condicionado completamente por su procesador. A pesar de que en su momento el Snapdragon 400 fue una grata sorpresa, en este momento la serie 400 no ha evolucionado tanto como era de esperar y el 412 que nos encontramos aquí no deja de ser un 410 con un poco más de frecuencia de reloj.

Está claro que Cyanogen garantiza una fluidez cercana a Android de stock, por lo que en la mayoría de tareas cotidianas el funcionamiento es excelente. La resolución de pantalla acompaña en esta tarea al tener que mostrar menos píxeles y nos da un pequeño extra de fluidez. De todos modos a veces la respuesta no es la esperada y en momentos puntuales algunas cosas no funcionan tan fluidas como deberían, lo que nos deja tiempo de espera algo elevados.

Su rendimiento en videojuegos es similar a lo comentado en el párrafo anterior. Con juegos normales y sin mucha exigencia tenemos una buena experiencia, pero si buscamos gráficos en 3D de gran calidad no podemos esperar un gran rendimiento. Quizás sea necesario ser consciente de qué tipo de terminal tenemos delante a la hora de exigirle en ciertas tareas.

Si bien vemos como en el uso cotidiano cumple, la multitarea funciona a la perfección gracias a los 2 GB de RAM. Es posible tener varias aplicaciones abiertas y pasar de otra sin problemas y sin ninguna ralentización. Un punto a favor que compensa un poco el rendimiento del procesador en determinadas ocasiones.

Cámara

El sensor principal es una apuesta segura y conocida por parte de bq para este Aquaris X5, el Sony IMX214 de 13 megapíxeles con doble flash LED. El sensor frontal, también Sony, es más discreto y con 5 megapíxeles, pero también incorpora un flash LED. La parte del software viene con dos opciones bastante diferentes entre sí. Por un lado tenemos la aplicación habitual de bq, la cual luce mejor y es más intuitiva, y por otro lado tenemos la aplicación de Cyanogen que cuenta con una curva de aprendizaje más elevada si queremos sacarle todo el jugo.

Aunque conocemos de sobra las bondades y limitaciones del sensor, el procesado de la imagen es muy importante y en algunas ocasiones obtenemos un resultado lejos del que podríamos esperar. A los problemas habituales en situaciones con poca luz (especialmente de noche) se le suman las situaciones donde tenemos un exceso de luz solar. Por suerte esta última situación suele tener una solución sencilla y con HDR obtenemos unos resultados dignos.

En situaciones normales de luz, tanto interiores como exteriores, la calidad de las fotografías es buena y no se aprecian carencias importantes. Esto cubre la mayoría de las situaciones habituales, por lo que por norma general tendremos buenos resultados. La velocidad de enfoque y de disparo no son excesivamente altas, especialmente si las comparamos con alguna de las últimas opciones del mercado, por lo que las imágenes en movimiento también son otro aspecto a mejorar.

El modo manual siempre ayuda a mejorar estos resultados, aunque dependen de la pericia del fotógrafo. Quizás los dos mayores problemas sean atenuados de este modo, sobre todo en fotografías nocturnas, donde podremos reducir el ruido de la imagen en gran medida.

Por otro lado, la cámara frontal de este bq Aquaris X5 cumple a la perfección si tenemos en cuenta el uso habitual de esta cámara y el tipo de terminal que tenemos.

Batería

La combinación de hardware escogida tiene como uno de sus objetivos minimizar el gasto energético, por lo que si a esto le sumamos una batería de 2.900 mAh estamos ante uno de los aspectos más positivos del bq Aquaris X5. De este modo, la decisión de incorporar una pantalla con resolución HD y un Snapdragon 412 se ve respaldada, tanto por rendimiento general como por duración de la batería.

Una de las promesas de bq era la de obtener hasta dos días de autonomía con uso moderado y en esta ocasión ha cumplido perfectamente su palabra. De este modo muchos usuarios no tendrán que cargar el móvil continuamente ni estar tan pendientes del cargador.

Con un uso intenso llegaremos al final del día siempre con batería y con una buena cantidad de horas de pantalla. Si estamos mayormente conectados por WiFi no es para nada extraño obtener más de 6 horas de pantalla, una cifra excelente. Para un uso mixto de datos y WiFi podemos dejar las 5 horas de pantalla como valor medio, por lo que sea cual sea el tipo de uso que le demos al terminal siempre obtendremos unos buenos resultados.

Conclusión

El resultado final del bq Aquaris X5 está lleno de contrastes. Por un lado destacan un diseño muy cuidado y una gran autonomía, pero por otro lado se echa en falta una apuesta por un hardware algo más potente. La incorporación de Cyanogen es un gran añadido tanto en personalización como en funcionalidad y es el usuario el que podrá decidir por cuál de las dos versiones se decide.

Para un precio oficial de 229,90 euros estamos ante un terminal con un acabado Premium que ayuda a justificar el desembolso y unas prestaciones similares a sus competidores más cercanos. Si lo comparamos con algunas apuestas de fabricantes chinos quizás nos pueda parecer algo elevado para sus especificaciones, pero es necesario tener en cuenta aspectos como el diseño o la batería y no quedarse tan sólo en los números para valorar este bq Aquaris X5.

bq Aquaris X5 Cyanogen

229,90
bq Aquaris X5 Cyanogen
7.5

Diseño

8.5 /10

Pantalla

7.0 /10

Software

8.5 /10

Hardware

6.5 /10

Batería

8.5 /10

Cámara

6.0 /10

Calidad/precio

7.5 /10

Pros

  • Diseño premium
  • Cyanogen
  • Duración de la batería

Cons

  • El Snapdragon 412 a veces se queda corto
  • El procesado de la cámara puede mejorar
  • No incluye adaptador de corriente

2 Comentarios

  1. El problema es que Bq falta a la verdad y no cumple lo que promete. Y no sólo falta a su promesa, sino que intenta acallar las voces eliminando mensajes en su foro y cuando te quejas de ello te expulsan sin previo aviso; eso sí, ni siquiera se atreven a poner en tu nick que te han expulsado, puesto que quedarían en entredicho al ser todos comentarios duros, pero educados, fundamentados y hechos desde el respeto.
    Compré mi primera tablet Bq allá por 2012, cuando más de media España no sabía ni quienes eran. El producto no resultó del todo como debería, pero por tratarse de una empresa española, emergente y que apuntaba buenas maneras… decidí repetir. Me compré el E6 nada más salir y otras 9 personas de mi entorno compraron varios E5 y algún E6, aconsejadas por mí. Craso error (imaginad con qué cara me miran ahora). Incluso acepto que el problema se lo ha generado a ellos Mediatek, pero de ahí a que digan que no es culpa suya… de quien seguro que no es la culpa es de los usuarios que estamos sufriendo esta situación. Y pretender salvar los muebles con un vale descuento de 50 €, para otro teléfono Bq, únicamente valedero si se compra en su web y canjeable hasta junio, me parece deleznable.
    Mala política es intentar subsanar una situación comercial de esta forma, pero mucho peor es intentar ahogar las quejas con métodos expeditivos, totalitarios y absolutistas, con prácticas añejas que recuerdan otros tiempos y que están fuera de lugar, en estos días en los que lo único que verdaderamente tiene valor es la transparencia.

    Después del fiasco de la serie E, la cual ha quedado colgada sin actualización posible, veo muy difícil que algún antiguo propietario de Bq repita con ellos. Montones de dinero tirados en móviles que han quedado obsoletos nada más nacer.
    Aconsejo informarse un poco antes de optar por Bq.
    Un saludo.

  2. Tengo este teléfono desde hace 4 meses y se me está deformando solo por llevarlo en el bolsillo del pantalón. Desde BQ me dicen que la garantía no la cubre dado que “llevar el teléfono en el bolsillo del pantalón” se considera un “Mal uso” del dispositivo. Una vergüenza.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here